El inicio

Humo nace de la admiración por la cocina. Queremos compartir lo que nos gusta con gente que disfruta de lo sencillo en una mesa con amigos. Nos gusta vivir la alegría de una casa donde disfrutan todos; los jóvenes, los mayores, los sencillos, los sofisticados, los “sin complicaciones” y los gourmets.

Como bien dice el nombre, somos Humo y muchas más cosas claro. Hay pizzas que no cambiarán nunca y otras que sí, la temporalidad decide el turno de muchas de ellas.

El camino

Hemos trabajado las masas para que en los escasos 90” a 450ºC éstas se doren generando el tradicional cornicione de la pizza napolitana. De esta forma se realzará su sabroso aroma de pan recién cocido y tostado característico; el borde no engaña. Son 48 horas de fermentación para que al masaje de los dedos y las manos una masa sedosa se extienda con delicadeza desplazando el aire a los bordes. Una vez dispuestos los ingredientes sobre ella y con un ágil gesto de la pala, las pizzas se cocinarán de forma súbita. Los alveolos principales se tostarán generando los característicos lunares por el perímetro y el aroma de la receta asaltará el hambre del comensal.

El horno es de leña, así que por supuesto meteremos más cosas y lo llamaremos «asados con cita previa».

La solución

En Humo, el horno es la única fuente de calor, por lo que todo aquello que haya necesitado ser asado, cocido, confitado, hervido, tostado, frito, en definitiva “cocinado” habrá tenido que pasar por su interior. Esto significa que él gobierna los ritmos y las elaboraciones de nuestra casa. Nosotros aprendemos constantemente a extraer lo mejor de sus ciclos.

En Humo hay platillos de entrantes, equilibrados y diversos para todo el mundo, desde embutidos de nuestros amigos de Extremadura, hasta fantásticas verduras, aromáticos y hierbas de nuestros vecinos, pasando por quesos artesanos del país y muchos más caprichos. Flanes, helados, tiramisúes, tartas que se funden, …

La conclusión

Con respecto a la bebida, ofrecemos unas buenas cañas y cachondas opciones de vino en jarrón. No obstante nuestros buenos amigos vinateros nos han ayudado a completar una contenida carta de bebidas que puede satisfacer el capricho de los que disfrutan de una copa en la mesa. Vinos del país, de productores jóvenes, blancos, tintos, rosados o grandes bebidas bajas en alcohol completan la oferta para una fiesta en la mesa.