Exprimiendo nuestros cerebros....

El inicio

A los cocineros nos toca normalmente hablar en la cocina de nuestras casas. Es desde donde compartimos los mensajes más sinceros. Lo que llega a nuestras manos es nuestra palabra, lo que cocinamos el mensaje. No obstante, en ocasiones también tenemos ganas de compartir nuestras preocupaciones con la sociedad, cosa que podemos conseguir a través de colaboraciones puntuales con la prensa o como en este caso a través de las ondas de radio en un formato informal y quincenal. “Amarauna” es un programa de radio en el que se habla de todo un poco, de actualidad, de ocio, de cultura, de curiosidades.

El camino

Nuestra colaboración en la radio habla de todo menos de recetas. La verdad, no es difícil encontrar un tema entorno a la gastronomía o la alimentación que no esté de actualidad en cualquier momento:, productos, productores, sus conquistas y sus preocupaciones, aspectos sociales de la alimentación, hábitos alimentarios, cultura, viajes, cocinas, costumbres, restaurantes, tecnología, noticias, alertas, medioambiente, justicia, ética; son tantas las cosas de las que se puede llegar a hablar desde la perspectiva gastronómica. Para nosotros es un tema transversal que afecta cualquiera de los aspectos de la vida. Es difícil que una operación que realizamos de media 3 veces al día, no genere opiniones y discursos para todos los colores.

La solución

Acostumbramos a compartir en un programa en directo en Euskera una conversación de entorno a los 20 minutos. A este programa nos suele gustar traer gente de todas las disciplinas imaginables para que nos puedan dar su punto de vista y contrastar los diferentes prismas que un mismo hecho puede tener dependiendo de la perspectiva desde la que se mira. Normalmente preparamos el contenido de forma sencilla y con mensajes que principalmente aspiran a crear un rato de entretenimiento. Tratamos de incorporar miradas críticas a problemáticas que pueden tener más de una interpretación. La mayoría de veces, todo tiene más de una forma de ser entendido.

La conclusión

¿Por qué hay que hablar tanto sobre cocina? Realmente, por profundizar en lo cotidiano, pues aunque parece algo de todos los días, sin mucha importancia, nos hace seguir viviendo (eres lo que comes), afecta a nuestra salud, interviene en nuestras emociones, participa de la convivencia, vertebra la economía y nos hace disfrutar. Quizá por eso no nos aburrimos.