El inicio

A veces nos gustaría encontrar bebidas que sigan sorprendiéndonos porque presentan un perfil sensorial rico y porque cubren una necesidad que quizá no habíamos anticipado. Cuando deseamos probar una nueva bebida en un contexto hedónico, se nos hace difÍcil imaginar que ésta no tenga un índice alcohólico apenas perceptible. Hemos creado una empresa, Ama Brewery, de bebidas para el consumidor gourmet, Ama Pét-Nat Tea. Esta es una bebida ligeramente espumosa, de baja graduación alcohólica y amplia expresión sensorial, elaborada a partir de la fermentación de infusiones de hierbas y tés.

       Kombucha de bodega con terroir...

El camino

Los últimos años la alta restauración está viviendo una efervescencia entorno a todo lo fermentado. Procesos que desencadenan alimentos con propiedades de salud y alimentos que desarrollan una extraordinaria gama de sabores. Si el pasado nos ha obsequiado con fermentados como el café, el chocolate, el pan, el vino, la cerveza, la sidra, el queso o los yogures, en el presente descubrimos para la cocina occidental más popular elaboraciones de origen ancestral que nos eran desconocidas. 

De ellas llegan el kimchi, el chucrut (más continental), el kefir, el miso, la soja y tantos y tantos otros. Entre ellos, la kombucha está alcanzando una cota de introducción significativa, debido principalmente a sus propiedades de salud. No obstante esta bebida suma además otro gran potencial; a través de ella se puede desarrollar toda una gama de bebidas sofisticadas con gran complejidad en boca y apenas contenido alcohólico, lo que las hace complementarias a su uso por botella o maridaje en restauración.

La solución

Ama Brewery rompe esquemas en el mundo de los fermentados. Con sus pét-nat tea, amplía las posibilidades de someter infusiones de té a procesos de transformación y envejecimiento para propiciar experiencias estimulantes en la mesa con bebidas novedosas que destacan por su sabor y personalidad. Inspiradas en vinos como los ancestrales o los pétillant naturel, sus varietales consiguen características equiparables al champagne u otros espumosos (de allí la denominación pét-nat tea).

La conclusión

Ama se asoma a consumidores sensibles, curiosos y con ganas de experimentar, con varietales de amplio recorrido sensorial. De fina burbuja, taninos sutiles y acidez equilibrada; regala aromas tan seductores como los tés y las hierbas que infusiona, además de las notas aportadas por la propia fermentación y crianza. Baja graduación alcohólica, ligera efervescencia y estimulante expresión organoléptica. Bocanada de sabor: deliciosamente compleja y seductora. Nariz generosa, fresca y cítrica. Seca en boca, de afilada acidez, amable astringencia, y amargor estimulante.

Su aproximación a las bebidas fermentadas propicia interacciones sofisticadas de juego extenso en la mesa. Para beber tanto como aperitivo, como por botella. Ideal para acompañar propuestas gastronómicas de distinto formato: desde propuestas de cocina variada, hasta menús de degustación o coctelería. Maridajes que trascienden lo convencional.
Servicio:

  • Preferiblemente en copas de vino a 9-11ºC.

  • Manipular y abrir con cuidado para conservar las burbujas.

  • Guardar en lugares frescos y secos.

  • El SCOBY presente en cada botella (el pequeño pozo resultante de la fermentación) puede servirse o retirarse.